Estos heredianos…

Artículo de Opinión:

Estos heredianos

Gerardo Quesada Mayorga

 

Algunas veces he escuchado a algún herediano hacer gala de su don de gentes o como queriendo colocarse en una posición social más refinada. Siempre creí que esa pose se debía a algún complejo nacido desde los tiempos en que funcionó la Escuela Normal en esa ciudad, pues ese hito debió repercutir notable y positivamente en la cultura local, pero asumía que ese beneficio ya se había deteriorado. 

Sin embargo, recientemente fuimos de compras a la Ciudad de las Flores, visitamos varios negocios y la ocasión se prestó de perlas para conocer a los heredianos en su elemento y no mimetizados entre algún grupo heterogéneo, en San José, como siempre me había tocado observarlos. En este comentario no se incluye el estadio Rosabal, entorno diferente.

Primero fuimos a una boutique coreana, luego al mercado, limpio y concurrido; a una venta de artículos de plástico para la cocina, con zapatería al fondo; a una boutique deportiva; a un almacén de artículos para el hogar; a dos ferreterías y a una soda. Volvimos a Tibás cargados de mercadería.

De regreso, caímos en la cuenta de un factor común a todos los negocios visitados: sin importar si se trataba de humildes dependientes o los dueños, de mercadería sencilla o de objetos finos, en todos los casos fuimos atendidos en forma más que cortés, más que eficiente, más que bien. Igual comportamiento apreciamos en su relación con otras personas.

Indudablemente, la gente que trabaja en el comercio herediano cuenta con un gran tesoro: su trato ameno, respetuoso y bondadoso. Ahora doy la razón a quienes han mostrado su orgullo por proceder de esa ciudad. 

 

http://wvw.nacion.com/ln_ee/1999/junio/15/opinion.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *